Acta Pediátrica Española

ISSN 2014-2986

Acta Pediátrica Española suspende su publicación
Tras 77 años ininterrumpidos de cita con sus lectores, la revista Acta Pediátrica Española va a suspender su publicación a partir de abril de 2020.
Mayo, empresa editora de la histórica cabecera, se ha visto obligada a tomar esta medida por razones estrictamente económicas derivadas de la caída de los ingresos publicitarios.
Los dos últimos números de Acta Pediátrica Española (los correspondientes a enero/febrero y marzo/abril) incluyen los artículos cuya publicación ha sido aceptada por el comité científico de la revista. Sin embargo, a partir de ahora ya no podemos atender nuevas peticiones de publicación de trabajos.
Desde Mayo queremos hacer público nuestro agradecimiento y reconocimiento a todos los excelentes profesionales que han participado en la dirección y en los comités científicos de la publicación, a los revisores, a los autores que nos han confiado sus trabajos, a nuestros lectores y a los anunciantes. Gracias a su apoyo hemos podido escribir juntos un pedacito de la historia de la pediatría española.

Ediciones Mayo S.A.

Los pediatras abordan los problemas de conducta en niños mayoritariamente con terapia psicológica, cambio de hábitos y suplementación con omega-3

Valora este artículo
(1 Voto)
Los pediatras abordan los problemas de conducta en niños mayoritariamente con terapia psicológica, cambio de hábitos y suplementación con omega-3 - 4.0 out of 5 based on 1 vote
• La mayoría de los menores con problemas de comportamiento presentan un peso, talla e IMC inferior a la media de otros niños.
• El Estudio Época ha analizado durante 2015 cerca de 1.000 niños entre 6 y 12 años que presentan síntomas de algún trastorno de conducta.
 
Madrid, 9 de noviembre de 2015.- Aplicar una terapia psicológica, introducir cambios de hábitos y la suplementación con omega-3 son las medidas más empleadas por los pediatras para abordar los problemas de conducta en niños. Ésta es una de las principales conclusiones del Estudio Época impulsado por Laboratorios Ordesa con menores entre 6 y 12 años.
 
Según la última Encuesta Nacional de Salud el 2,2% de los menores presentan algún trastorno de conducta y el 1% trastornos de salud mental. Sin embargo, existe un importante número de consultas a pediatras por parte de padres y cuidadores sobre problemas de comportamiento en niños que no llegan a presentar ninguna  patología específica. 
 
En el caso del Estudio Época, la mayoría de consultas recibidas por los pediatras participantes fueron sobre comportamiento, falta de atención, nerviosismo, hiperactividad, bajo rendimiento escolar, poca concentración o dificultades de aprendizaje.
 
En estos casos, según el estudio, los pediatras no acostumbran a prescribir  tratamientos farmacológicos. Un 26,2% optan por realizar consejos generales de comportamiento y el resto recomiendan cambios de hábitos (actividad física, higiene del sueño, medidas cognitivo-conductuales o recomendaciones dietéticas), en algunos casos también les derivan al psicólogo, les prescriben algún complemento alimenticio rico en omega 3 o combinan varias de las opciones anteriores.
 
El Estudio Época muestra que estas medidas provocan apreciables mejoras en la calidad de vida de los niños, en su estado de salud general y particularmente en su salud mental. En un breve espacio de tiempo (aproximadamente 3 meses), la mayoría de estos pacientes redujeron los problemas emocionales, conductuales y de hiperactividad que presentaban. 
 
Los problemas de conducta no sólo afectan al niño que lo padece. Según los datos recogidos en el estudio, cerca de un 50% de las familias presentaban afectación del estado de ánimo como tristeza, desesperanza o ansiedad y, en general, una peor calidad de vida. Esta situación también influía negativamente en la salud física de los padres y afectaba a sus relaciones interpersonales.
 
Aunque este tipo de trastornos son considerados leves pueden alterar el entorno familiar y educativo del niño y afectar a la calidad de vida de las familias. «En estos casos puede ser de gran ayuda prescribir una suplementación nutricional que aporte ácidos grasos omega-3, junto a la psicoeducación, el entrenamiento en el manejo conductual y el apoyo académico» explica el Dr. Ferran Cachadiña, director médico de la Clínica Corachán de Barcelona e investigador principal del estudio. De hecho, los menores que mostraron un mayor grado de mejora fueron aquellos que combinaron otras medidas junto a la suplementación alimenticia con ácidos grasos omega-3, nutrientes que está comprobado son fundamentales en la dieta para mantener una adecuada función cerebral. 
 
Peor estado de salud y un menor crecimiento
El estudio muestra que aquellos menores que presentaban problemas de conducta, tenían en general un peor estado de salud y calidad de vida, y mostraban menor talla, peso e IMC que la media del resto de la población de su edad. La mayoría de estos niños seguían una  alimentación más desequilibrada con un consumo más bajo de pescado, verduras y frutas que la media, y más elevado de refrescos con azúcar y snacks. También destaca el hecho que los niños con problemas de comportamiento dormían aproximadamente media hora menos de lo habitual para su edad.
 
Como es normal en este tipo de estudios, los problemas de comportamiento son más frecuentes en los niños que en las niñas. Los principales factores que parecen estar relacionados con la aparición de problemas de conducta son la obesidad, los factores de riesgo en el entorno social o familiar, un nivel socio-económico bajo, el consumo de alimentos no recomendables o la falta de sueño. 
 
El Estudio Época sobre los problemas de conducta en menores de 12 años
El Estudio Época se ha realizado a través de una muestra de cerca de 1.000 niños entre 6 y 12 años y han intervenido en el mismo más de 200 pediatras. Su objetivo ha sido analizar el impacto de los problemas de conducta en la infancia sobre la salud y la calidad de vida del niño y su familia. El estudio pretende conocer el perfil de los menores afectados y los factores asociados  a su aparición y evolución. 
 
Los datos del estudio, que se han publicado en el número de octubre de la revista Acta Pediátrica Española, sugieren que existe un alto porcentaje de niños aparentemente sanos que una vez evaluados presentan probables problemas de salud mental, que afectan a su salud, su calidad de vida y la de sus padres. Por esta razón, es de particular importancia que los pediatras y, en general, los profesionales de la salud, que reciban consultas por parte de los padres y tutores sobre problemas de conducta o comportamiento, realicen una evaluación profesional de los mismos y apliquen medidas no farmacológicas que ayuden a reducirlos.
 
Con los resultados obtenidos se pretende aportar datos relevantes y aconsejar a los profesionales en pediatría sobre cómo abordar este tipo de trastornos para mejorar la calidad de vida de los más pequeños y sus familias. 
 
 
Visto 12869 veces Modificado por última vez en Martes, 10 Noviembre 2015 11:38
Inicia sesión para enviar comentarios

Publicidad

Banner_GSK
 Descarga los suplementos de la revista
Banner_Pallapupas_10_festa_nassos

La información de esta página web está dirigida exclusivamente al profesional sanitario apto para prescribir o dispensar medicamentos, por lo que se requiere una formación especializada para su correcta interpretación.